Las carteras de Salud y de Agricultura y Ganadería trabajan en varias poblaciones de esos departamentos. Hasta el momento se registran 27 casos. Se interdictaron 150 porcinos y se secuestraron productos elaborados.

Ante la ocurrencia de un brote de triquinosis en los departamentos Santa María y Río Segundo, hasta el momento se registran 27 casos de esta enfermedad, de los cuales 18 corresponden a la localidad de Toledo y seis a la de Lozada, mientras que los tres restantes son residentes de la ciudad de Rio Segundo.

Mediante controles que se llevaron a cabo por personal técnico y profesional del Programa de Zoonosis de la cartera sanitaria, por agentes de la Dirección General de Fiscalización del Ministerio de Agricultura y Ganadería, se identificó como fuente de la infección a embutidos elaborados sin la debida inspección sanitaria.

Los operativos se llevaron adelante entre la jornada del lunes y la de ayer, y el primer objetivo fue sacar de circulación el alimento con presencia del parásito; posteriormente la identificación del elaborador; y finalmente la detección del campo de donde provienen los animales infectados. Se pudo establecer un nexo entre el establecimiento que vendía el producto y el origen de los mismos, y se coordinó con las áreas bromatológicas locales.

Las acciones concluyeron en el secuestro de 5 kilogramos de salames de dos comercios de Rio Segundo y Toledo; en tanto hoy se realizaron inspecciones en tres predios agropecuarios destinados a la cría de porcinos. En total, 151 animales quedaron interdictados, hasta tanto las autoridades sanitarias determinen las medidas correspondientes, de faena sanitaria.

Además de las actuaciones sobre los productores porcinos y los elaboradores de los cortes y chacinados, es importante resaltar la responsabilidad de los comerciantes que adquieren con fines de lucro productos sin ningún tipo de habilitación; de allí la importancia de reforzar los controles por parte de los municipios en todos los locales que venden subproductos de origen animal.

Finalmente, los agentes de Agricultura constataron la elaboración y venta de chacinados a partir de animales faenados de manera clandestina en un predio rural cercano a la localidad de Lozada, por lo que se realizó la clausura de las instalaciones.