El Fiscal Fernández dispuso la elevación a juicio del imputado, de 50 años, por la supuesta comisión del delito de acoso sexual tecnológico, en perjuicio de una adolescente de 15 años.

El Fiscal de Instrucción de la ciudad de Alta Gracia, Diego Fernández, dispuso la elevación a Juicio de un director de escuela, de 50 años, por la supuesta comisión del delito de acoso sexual tecnológico en perjuicio de una estudiante de 15 años.

En el desarrollo de la investigación, se acreditó que el imputado generó, en un primer momento, confianza mediante halagos inocentes a la menor, tras lo cual mantuvo comunicaciones por mensajes de whatsapp que le permitieron ganar su confidencia y, una vez creado el escenario propicio, le envió fotografías de sus partes íntimas, involucrando en forma paulatina a la joven alumna en actividades digitales de alto contenido erótico.

También se documentó que el imputado incitó a la menor a tomarse fotografías de su cuerpo con contenido sexual y se las hizo enviar a su teléfono celular. Dicha maniobra fue advertida por la madre de la adolescente, quien radicó denuncia penal, y tras la investigación e incorporación de evidencia, que incluyó el secuestro de aparatos celulares móviles, informativa forense, testimonios y pericias a la joven y al imputado, se requirió la citación a juicio del director del establecimiento educativo.

El Fiscal Fernández dispuso la elevación a juicio del imputado, de 50 años, por la supuesta comisión del delito de acoso sexual tecnológico, en perjuicio de una adolescente de 15 años.

El Fiscal de Instrucción de la ciudad de Alta Gracia, Diego Fernández, dispuso la elevación a Juicio de un director de escuela, de 50 años, por la supuesta comisión del delito de acoso sexual tecnológico en perjuicio de una estudiante de 15 años.

En el desarrollo de la investigación, se acreditó que el imputado generó, en un primer momento, confianza mediante halagos inocentes a la menor, tras lo cual mantuvo comunicaciones por mensajes de whatsapp que le permitieron ganar su confidencia y, una vez creado el escenario propicio, le envió fotografías de sus partes íntimas, involucrando en forma paulatina a la joven alumna en actividades digitales de alto contenido erótico.

También se documentó que el imputado incitó a la menor a tomarse fotografías de su cuerpo con contenido sexual y se las hizo enviar a su teléfono celular. Dicha maniobra fue advertida por la madre de la adolescente, quien radicó denuncia penal, y tras la investigación e incorporación de evidencia, que incluyó el secuestro de aparatos celulares móviles, informativa forense, testimonios y pericias a la joven y al imputado, se requirió la citación a juicio del director del establecimiento educativo.