Sin embargo, el presidente brasilero viajó a Bagé, donde mantuvo contacto con seguidores y volvió a pregonar el uso de cloroquina para tratar el coronavirus.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció ayer que fue diagnosticado con una infección pulmonar luego de haber superado el coronavirus.

Sin embargo, el mandatario viajó a Bagé, ciudad del estado de Rio Grande do Sul, en la frontera con Uruguay, donde mantuvo contacto con un gran número de seguidores, ante quienes levantó una caja de cloroquina, medicamento utilizado para tratar la malaria y que propone usar para el Covid-19, pese al rechazo de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

A través de las redes sociales, el Jefe de Estado informó: «Me hicieron unos estudios porque me sentía débil y tengo una infección pulmonar».

Según Bolsonaro, tiene «moho en el pulmón» debido a «quedarse mucho tiempo encerrado» durante la pandemia.

Por otra parte, la primera dama, Michele Bolsonaro, fue diagnosticada el jueves con Covid-19, que también afectó ya a seis ministros del gabinete nacional.