El ex juez federal aseguró que Garavano y Lorenzetti le transmitieron el mensaje del ex presidente y afirmó que «me tuvieron cuatro años bailando».

Un día después de jubilarse, el ex juez federal Rodolfo Canicoba Corral reveló ayer que Mauricio Macri pidió su renuncia apenas asumió la presidencia en 2015.

En declaraciones a Radio 10, el ahora ex magistrado, que el jueves cumplió los 75 años y se jubiló, dijo que uno de los mensajeros fue el ex ministro de Justicia, Germán Garavano, mientras que otro fue el entonces presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti.

“El Presidente de la Corte de alguna manera me transmitió el pedido del Presidente de la República”, contó.

Asimismo, Canicoba Corral vinculó su negativa al pedido con el inicio de las denuncias en su contra en el Consejo de la Magistratura. «Me tuvieron cuatro años bailando», afirmó.

Al respecto, el ex magistrado sostuvo que «cuando uno no juega con los poderosos, tiene un castigo».

En otra entrevista con radio FM La Patriada, el ex magistrado aseguró que «yo he hecho justicia siempre y voy a terminar hasta el último momento de mi vida haciendo justicia».

Al ser consultado sobre el procesamiento del exministro de Hacienda del Gobierno de Cambiemos Nicolás Dujovne en la causa de los peajes, dispuesta dos días antes de jubilarse, Canicoba Corral se quejó de que «nadie habla de las pruebas de la causa» y en cambio ejercen «defensas mediáticas».

«Se le hace defensa en los medios y se erosiona la figura del juez, pero nadie contesta los argumentos», reprochó a la vez que consideró que «es la manera de tratar de politizar» la causa.

«Cuando uno no juega con los poderosos, uno tiene un castigo y yo creo que me han castigado por eso. Han buscado con lupa, con auditorías y no pueden encontrar una sola irregularidad en 27 años», aseguró el ex juez y añadió: «A partir de hoy me voy a sentar y voy a ver pasar seguramente el cadáver de mi enemigo por la puerta de mi casa».