La vicepresidenta publicó un documento del Partido Justicialista bonaerense que advirtió que «estamos ante una nueva operación política-judicial de un autoallanamiento tendiente a desacreditar al peronismo para colocarlo en la vereda de la persecución y de la intolerancia».

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó ayer que el procedimiento judicial desplegado el jueves en la quinta «Los Abrojos», donde vive Mauricio Macri, en el marco de una investigación por la presunta violación del aislamiento por parte del ex presidente, se trató de una «Fake allanamiento».

A través de su cuenta de Twitter, la presidenta del Senado publicó un documento del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires y escribió: «Fake allanamiento. Esclarecedor comunicado del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires».

En el parte, el PJ cuestiona la medida ordenada por el juez Juan Manuel Culotta para determinar si el ex mandatario había violado las medidas de aislamiento social luego de su regreso de Europa.

En un documento titulado «Autoallanamiento de Macri: un montaje al servicio de la posverdad», el PJ bonaerense recordó que «Culotta fue designado, en forma irregular, juez electoral durante la gestión de Cambiemos para ejercer el control político directo de las elecciones de aquel año».

Asimismo, sostuvo que la denuncia contra Macri, por haber incumplido el aislamiento «tras regresar de sus vacaciones europeas, no fue realizada por la Municipalidad de Malvinas Argentinas, conducida por el compañero Leonardo Nardini».

«Los peronistas no andamos con gorra y uniforme soplándole a la Justicia infracciones o delitos de nuestros oponentes, a quienes les damos pelea en la discusión de ideas y en las urnas», continua el texto y agrega: «Considerando el origen espurio de la medida del juez Culotta no nos caben dudas que estamos ante una nueva operación política-judicial de un autoallanamiento tendiente a desacreditar al peronismo para colocarlo en la vereda de la persecución y de la intolerancia».

«Sin embargo, recurre al montaje de un autoallanamiento al servicio de la posverdad, olvidando que ‘la mentira tiene las patas demasiado cortas y enseguida se le alcanza'», concluye el parte.

El jueves pasado, el juez Culotta ordenó un procedimiento en la quinta «Los Abrojos» para acceder a las cámaras de seguridad a fin de establecer si el exmandatario violó la cuarentena que debía realizar tras su regreso de Europa.

La medida fue solicitada por el fiscal federal Jorge Sica en el marco de la investigación iniciada a partir de una denuncia en la que se acusa al ex presidente de recibir en su quinta a intendentes bonaerenses del PRO, incumpliendo la cuarentena obligatoria de 14 días para quienes ingresan al país desde el exterior.

Macri regreso de Europa el 3 de septiembre y el 10, el intendente de Pinamar, Martín Yeza, publicó en su cuenta de Twitter: «Hoy junto a @ezequielgalli y @rattofranc estuvimos (al aire libre) con @mauriciomacri. Conversamos sobre el presente de nuestro país y compartimos nuestra preocupación por el futuro». Del encuentro habrían participado también el intendente de Olavarría, Ezequiel Galli, y su par de San Antonio de Areco, Francisco Ratto.