Lo dispuso la fiscal Pochettino, quien imputó a los acusados por el delito de incendio calificado y entorpecimiento funcional por haber iniciado intencionalmente un incendio que luego se expandió por miles de hectáreas en el departamento Ischilín.

La Fiscalía de Instrucción de Deán Funes, a cargo de Fabiana Pochettino, ordenó la prisión preventiva de los dos sujetos detenidos e imputados por el delito de incendio calificado y entorpecimiento funcional, acusados de haber iniciado intencionalmente un incendio que luego se expandió por miles de hectáreas en el departamento Ischilín.

En su resolución, la Fiscal ponderó las características del hecho investigado, la extensión de la zona afectada y los daños materiales, el daño ecológico producido a la flora y fauna autóctona, la puesta en peligro de bienes públicos (como el Museo Fader), y el riesgo causado a la vida de las personas por tratarse de un hecho de “inusitadas características”.

Asimismo, Pochettino consideró el total desprecio de los acusados por la vida y los bienes de las personas, como así también del medio ambiente y la naturaleza, «toda vez que se trata de personas conocedoras de la zona y de las especiales condiciones climáticas que imperaban en el momento del hecho, lo que les hacía prever el riesgo de su accionar, sin perjuicio de lo cual ocasionaron una catástrofe de inmensas proporciones», según señala la resolución.

Por último, tuvo en cuenta los actos llevados a cabo por los imputados durante el desarrollo de medidas de investigación, tendientes a frustrar su desarrollo y ocultar evidencia, como así también la posibilidad de que en libertad los mismos puedan influir sobre los testigos y damnificados de la causa, la mayoría de ellos,  familiares y vecinos, para lograr la modificación de los relatos en su propio beneficio.