La norma declara la emergencia para suspender los procesos de concursos preventivos y quiebras hasta el próximo año, en el marco de la emergencia sanitaria por el coronavirus.

La Cámara de Diputados dio media sanción y giró al Senado el proyecto de ley que prohíbe los procesos de concursos preventivos y quiebras hasta el 31 de marzo de 2021, en el marco de la emergencia sanitaria por el coronavirus.

La iniciativa fue respaldada por 250 diputados, mientras que dos legisladores de la Izquierda se abstuvieron.

La norma suspende hasta el 31 de marzo de 2021 el cómputo de plazos procesales en todos los procesos regidos por la Ley de Concursos y Quiebras.

En tanto, en el caso de los nuevos juicios iniciados a partir de la vigencia de la ley, el plazo será de 180 días pudiendo el juez, a pedido del deudor, en las condiciones establecidas por dicha norma, extenderlo por única vez en sesenta días adicionales.

Además, el texto dice que «quedarán suspendidos en pleno derecho y sin requerimiento de parte los procesos de ejecución de cualquier tipo de garantías de obligaciones financieras; la totalidad de las subastas judiciales y extrajudiciales, incluidas las hipotecarias y prendarias; la prescripción y caducidad de los créditos».

Asimismo, se prohíben «nuevos embargos sobre cuentas bancarias, excepto para el caso de los procedimientos de comprobación y pronto pago de créditos laborales, y créditos de origen alimentarios».

Por el Frente de Todos habló el presidente de la comisión de Justicia de la Cámara de Diputados, Rodolfo Tailhade, quien destacó el consenso logrado entre las fuerzas políticas para avanzar en el análisis de la Ley de Quiebras y sostuvo que con esta herramienta «las empresas puedan tener un consuelo en una crisis tan profunda».

En este sentido, hizo «un reconocimiento al trabajo que realizaron los bloques opositores, como Juntos por el Cambio así como los diputados Graciela Camaño y José Luis Ramón».

En tanto, Camaño aseguró que se está «aprobando la ley posible» para suspender las quiebras para que puedan «tener un alivio cien mil empresas que están complicadas y que contratan unos tres millones de trabajadores» de las cuales el 70% está en la zona metropolitana.

«Esta ley es importante porque la pandemia nos afecta a todos, pero en especial a un sector que le tenemos que decirle que lo vamos a dejar solo en esta patriada, que son los empresarios argentinos, a los que tenemos que sostener», afirmó la legisladora.

Por su parte, el presidente del bloque PRO, Cristian Ritondo, agradeció «al oficialismo y otros bloques de la oposición que hayan aceptado tratar este tema como complemento de la ley de moratoria porque el aislamiento social ha generado una serie de desafíos que nos demanda a todos tener una rápida respuesta».

«Hoy el desafío que tiene la política es tender esa mano para muchos argentinos que hoy están en estado de desesperación. Para sostener esto tenemos que encontrar las coincidencias, y lo hemos hecho en el tratamiento de esta ley, lo que es una señal política muy concreta», afirmó.

Finalmente, por el interbloque Unidad para el Desarrollo, Luis Di Giacomo (Juntos Somos Rio Negro), expresó: «tenemos que pivotar tanto sobre la norma de emergencia como ahora se está haciendo, como por modificaciones permanentes al régimen general en la materia y, fundamentalmente, por la incorporación permanente a la Ley de Concursos de un régimen especial para los pequeños deudores».