Cayetano Canto reclamó a los familiares que “a partir del día de la fecha empiecen a tomar contacto con los verdaderos responsables” del brote de Covid-19 y reveló que aún quedan siete trabajadores dentro de la residencia a la espera de los resultados del test.

El intendente de Saldán Cayetano Canto, acusó ayer a los dueños del geriátrico Santa Lucía y al Programa de Asistencia Médica Integral (PAMI) de no haber “dado nuca la cara” respecto al contagio masivo de Covid-19 que derivó en el fallecimiento de tres ancianos.

En un vivo transmitido en las redes oficiales de la municipalidad, el mandatario afirmó que “estamos con mucha angustia, la Municipalidad sigue tomando decisiones en el caso del geriátrico”.

En este sentido, detalló que “hemos tenido que contratar diez ambulancias de la parte privada para llevar a los diez abuelos que quedaban en la residencia, ya que PAMI nunca vino a buscar las derivaciones y no se hicieron responsables para poder trasladar a nuestros abuelos”.

Asimismo, Canto afirmó que “han sido doce días de agonía, preocupados por la salud de nuestros abuelos” y dijo que “es hora de que digamos las cosas como son: los responsables nunca dieron la cara”.

Además, el intendente reclamó a los familiares de los ancianos que “a partir del día de la fecha empiecen a tomar contacto con los verdaderos responsables, para que les den las explicaciones correspondientes para que les digan cómo sigue una vez que están internados en la clínica”.

Finalmente, Canto reveló que, pese a la clausura de la residencia, en el lugar aún permanecen siete trabajadores que fueron hisopados y que se encuentran a la espera de los resultados del test para cumplir con la cuarentena obligatoria.