Respecto al último trimestre de 2019, el nivel de actividad de la economía se contrajo 4,8%, mientras que la tasa de desempleo creció 1,5.

El Producto Bruto Interno (PBI) retrocedió 5,4 por ciento durante el primer trimestre del año, mientras que el desempleo subió hasta el 10,4 por ciento, informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

De esta forma, la tasa de desempleo marcó un avance de tres décimas respecto al primer trimestre de 2019, cuando se ubicó en 10,1 por ciento. En tanto, frente al último trimestre del año pasado, la suba fue de 1,5 puntos porcentual, debido a que la medición fue de 8,9 por ciento.

Respecto al último trimestre de 2019, el nivel de actividad de la economía se contrajo 4,8 por ciento, precisó el Indec.

La caída del PBI del primer trimestre del corriente año se registró antes de que comenzara a pleno el aislamiento sanitario preventivo obligatorio (ASPO) dispuesto por el gobierno nacional el 20 de marzo pasado.

Durante el primer bimestre del año, en base al indicador de actividad mensual, la economía marcó un retroceso de 2,1 por ciento, esencialmente por la paralización de la obra pública y la falta de inversiones privadas respecto a igual período anterior.

Además, la economía arrastraba dos años sucesivos de caídas, de 2,1 por ciento en 2019 y de 2,6 por ciento en 2018.

En medio de esta baja en la actividad económica, el índice de sub ocupación demandante ascendió al término del primer trimestre del año al 8,2 por ciento contra el 8,4 por ciento de igual período del año pasado, y del 9,5 por ciento del trimestre octubre-diciembre de 2019.

Por su parte, la sub ocupación no demandante, que refleja a quienes trabajan hasta 35 horas semanales y no buscan incrementar esa carga, se mantuvo casi sin cambios en 3,5 por ciento, apenas una décima por encima del 3,4 por ciento del período enero-marzo de 2019, y una décima menos que el 3,6 por ciento del último cuatrimestre del año pasado.

La dependencia oficial informó también que la Formación Bruta de Capital Fijo, según estimaciones preliminares, experimentó en el primer trimestre de 2020 una disminución de 18,3 por ciento respecto del mismo período de 2019.

Esta merma se debió a una caída de 24,5 por ciento de la inversión en construcciones, un descenso de 17,3 por ciento de otras construcciones, el retroceso de 13 por ciento en maquinaria y equipo y una baja de 12,9 por ciento en equipo de transporte.

Dentro de maquinaria y equipo, el componente nacional descendió un 5,9 por ciento y el componente importado se contrajo un 16,2 por ciento. En equipo de transporte el componente nacional se retrotrajo 14,6 por ciento y el importado decreció 9,7 por ciento.

En cuanto a la variación en el nivel de actividad económica según los distintos rubros, en el primer trimestre del corriente año solo eludieron la tendencia declinante explotación de minas y canteras, que subió 0,3 por ciento; distribución de electricidad, gas y agua, con un avance interanual de 3,8 por ciento; enseñanza, con una mejora de 1,2 por ciento, y la Administración Pública, con un incremento de 0,2 por ciento.

En tanto, las caídas más significativas se anotaron en agricultura, ganadería y sivicultura (-6,2%); pesca (-30,4%); industria manufacturera (-6,5%); construcción (-0,8%) y comercio mayorista y minorista (-6,5%).

Por su parte, el rubro hoteles y restaurantes retrocedió 10,2% interanual, transporte y comunicaciones, (- 5,4%); Intermediación Financiera, (-5,9%); actividades inmobiliarias, (-2%), y servicios sociales y de Salud, (-3,7%).

Los principales actores económicos del mercado, en base a la medición de expectativas del Banco Central, proyectan una caída en el nivel de actividad del 9,5 por ciento, afectado por las restricciones impuestas para morigerar el avance del coronavirus.

De esta forma, en base al informe del Indec, durante el primer trimestre del corriente año a precios corrientes, el PBI se ubicó en 25 billones 352.325 millones de pesos.

(Fuente: Telam)