La titular de Anses informó que el bono de $10.000 «no será como los dos anteriores, que fue para 9 millones de personas», sino en «donde la cuestión está más complicada en términos de respetar el aislamiento”.

La titular de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) informó ayer que la tercera etapa del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) alcanzará a los beneficiarios que residan en las zonas en las que persistan las restricciones y el aislamiento por la cuarentena.

En declaraciones a Radio 10, la funcionaria confirmó que “en la tercera etapa, el IFE no es un Ingreso Familiar de Emergencia como fue el anterior que fue para todos los que se habían inscripto, sino que va a ir a la zona donde la cuarentena vuelve a una fase 1, donde la cuestión está más complicada en términos de respetar el aislamiento” y remarcó que este bono de 10 mil pesos es para «aquellos que están por fuera del ingreso del mercado de trabajo y que viven de la economía informal y no están registrados».

En este sentido, recordó que “todavía estamos en la segunda etapa, la semana que viene es una semana importante porque el Ingreso Familiar de Emergencia lo cobran casi 9 millones de argentinos; mañana lunes pagamos para la terminación de documento 8 y 9 de quienes ya estaban bancarizados y después a quienes no tenían CBU”.

«La tercera etapa nos tiene que encontrar más organizados, esta etapa tiene que ver con algunas variables que vamos a cruzar en función de zonas geográficas, donde estemos cruzando cantidad y población bajo la línea de pobreza, indigencia y después lo vamos a cruzar con las cuestiones más productivas de este lugar, si la cuarentena permitió que la economía se ponga en funcionamiento en ese lugar y el nivel de contagios», precisó.

“Cada vez que se paga el Ingreso Familiar de Emergencia es una decisión nueva, donde se incluye volver a asignar presupuestariamente un monto enorme para acompañar a los argentinos y argentinas a los que el gobierno está cuidando en la situación de pandemia”, explicó Raverta.

Por otra parte, la directora de la Anses reiteró que el Gobierno evalua la posibilidad de otorgar un ingreso universal. “Está en agenda y se está discutiendo pero le falta mucho recorrido; planificar la pospandemia incluye pensarla durante la pandemia”, asfirmó.

“Vivimos en una Argentina muy desigual, profundizada por un gobierno (en referencia a la administración anterior) con un modelo económico que generó que los niveles de indigencia y pobreza sean enormes y que generó que una enorme cantidad de argentinos y argentinas no tengan un ingreso formal, entonces hay que buscar una respuesta”, señaló.

En ese sentido, consideró que “hay múltiples miradas sobre la posibilidad de tener un ingreso universal y no es una discusión sencilla; las cuestiones y soluciones no son unidireccionales, en la comunidad participa el tercer sector y también el sector privado”.

“Tenemos que hacer un esfuerzo al tener una población de 9 millones de personas que algunos trabajan de manera no registrada y quienes no tienen un ingreso, ese esfuerzo de conducir desde el Estado esa comunidad, debe garantizar que cada uno ponga su parte, el Estado y también el tercer sector y el sector privado”, concluyó Raverta.