Fue tras la denuncia de un vecino. Además, se desarticularon otros siente eventos ilegales en Capital Estación General Paz, Colonia Caroya y Villa María.

La Policía de Córdoba desactivó ayer una fiesta clandestina con más de 300 asistentes en una vivienda del barrio Argüello.

Según fuentes policiales, el evento fue frustrado pasada la 1.30, cuando los uniformados llegaron a un domicilio de la calle Mogrovejo al 8.100, tras la denuncia de vecinos.

En el lugar, la Policía dispersó a los presentes y labró el acta correspondiente al propietario de la vivienda por violación de las medidas de distanciamiento.

Además, en la madrugada del sábado la Policía levantó siete eventos ilegales en la capital: el más importante en barrio Estación Flores con más 110 participantes, en barrio Güemes, donde en Corro al 1.100 había 56 jóvenes compartiendo una reunión y en barrio General Paz en Lituania al 2.400, donde eran 50 personas las presentes.

Asimismo, en el interior provincial se desactivaron reuniones en Estación General Paz, Colonia Caroya y Villa María.