Se trata del joven que falleció en Alta Gracia tras una pelea a la salida de un baile. La autopsia determinó que murió por “inhibición”, es decir, “por mecanismos nerviosos” que impiden las funciones cardiorespiratorias. 

Los resultados finales de la autopsia a Joaquín González, el joven de 19 años que falleció el 18 de julio pasado tras una pelea a la salida de un baile en Alta Gracia, determinaron que murió por “inhibición”, es decir, “por mecanismos nerviosos” que impiden las funciones cardiorespiratorias.

Cabe recordar que los resultados preliminares de la autopsia habían determinado que el cuerpo del joven «no presentaba golpes capaces de producir la muerte».

Por la muerte de González se encuentra detenido Joel Heredia, de 18 años, quien está imputado por homicidio simple.

Además, la Policía detuvo a dos jóvenes de 21 y 23 años, en el marco de una causa por falso testimonio y falsedad ideológica agravada que lleva adelante el fiscal Alejandro Peralta Otonello.

De esta forma, la calificación legal que pesa sobre Heredia podría modificarse a homicidio preterintencional.