El gobernador Ricardo Quintela anunció también la restricción de la circulación nocturna y las reducción del horario del sector gastronómico.

El gobernador de la provincia de La Rioja, Ricardo Quintela, anunció ayer que adherirá a las medidas restrictivas anunciadas la semana pasada por el presidente Alberto Fernández, con el objetivo de evitar la propagación del coronavirus, ante a la nueva ola de contagios.

En un video transmitido por la cuenta oficial de Facebook, el mandatario afirmó que «decidimos suspender la presencialidad en las escuelas hasta el 30 de abril, mantenemos la virtualidad en todo el sistema educativo».

Además, informó que el horario de circulación permitido será hasta las 23 horas; mientras que el horario tope de funcionamiento de los locales gastronómicos será hasta las 22 horas, pero con la posibilidad de trabajar mediante la modalidad de delivery hasta las 24 horas.

Asimismo, precisó que instruyó al Ministerio de Hacienda y Finanzas Públicas “para que afecte una partida presupuestaria para atender y atenuar las posibles pérdidas de los distintos sectores que se vean afectados por estas medidas, a saber, hoteleros, gastronómicos, salones de fiestas” entre otros.

También explicó que otorgará en abril y mayo una reducción del 50 por ciento de los impuestos a los Ingresos Brutos para los sectores mencionados anteriormente.

Finalmente, anunció que se mantendrá vigente la ley seca (que prohíbe la venta de bebidas alcohólicas durante todo el fin de semana) junto a la campaña «Bajá un cambio» con el objetivo de disminuir los siniestros viales.

«Hemos observado una menor circulación. Instruí a las fuerzas de seguridad locales, además de Gendarmería y de la Policía federal, que garanticen el cumplimiento de los protocolos», concluyó el gobernador.