La mujer de 54 años, oriunda de Alta Gracia, había presentado una medida cautelar argumentando que era «grupo de riesgo».

El juez Alejandro Sánchez Freites rechazó ayer el pedido de una abogada de 54 años que quería vacunarse contra el COVID-19 a pesar de no corresponder a los grupos que el Gobierno dispuso priorizar en la campaña de vacunación.

La mujer había solicitado a través de un amparo ser inoculada por temor a las consecuencias del coronavirus, alegando que presenta enfermedades previas como diabetes.

Asimismo, dijo que “la arbitrariedad en el esquema de vacunación ha postergado al sector que más tasas de mortalidad tiene”.

Tras la presentación del recurso, Freites solicitó al fiscal Enrique Senestrari que analice la competencia, y este concluyó que el pedido no tenía fundamento.

«Le dijimos al juez que no estábamos de acuerdo porque, además de no estar debidamente fundada, la cautelar es exactamente igual que lo que pide como objeto definitivo del proceso. Se está pidiendo que se dé antes de que se resuelva lo que se quiere que se resuelva», explicó el fiscal a Radio Universidad en esa oportunidad.