Según el Indec, la Canasta Básica Alimentaria subió 3,1%, mientras que la Total creció 1,4%. El mismo grupo familiar requirió casi $18 mil para no ser indigente.

Una familia tipo, conformada por dos adultos y dos menores, necesitó en abril 17.895,63 pesos para no caer en la indigencia y 45.593,98 para no ser pobre, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Según el informe oficial, la Canasta Básica Alimentaria (CBA) subió 3,1 por ciento en abril, mientras que la Canasta Básica Total (CBT) creció 1,4 por ciento.

En tanto, en el primer cuatrimestre del año, la CBA -que mide la evolución de los precios de productos alimenticios básicos para la subsistencia- acumuló una suba del 14,8 por ciento en el primer cuatrimestre, mientras que la Canasta Total -que incluye la indumentaria y el pago de servicios- se incrementó 9,3 por ciento, gracias al congelamiento de las tarifas de los servicios públicos.

Cabe recordar que en marzo pasado, el Indec informó que en el segundo semestre del 2019, el índice de pobreza fue del 35,5 por ciento, es decir, 3,5 por ciento más que a finales del 2018.

En tanto, el nivel de indigencia medido entre julio y diciembre del año pasado fue de 8 por ciento, con un incremento de 1,3 puntos en relación al 6,7 por ciento del segundo semestre de 2018.

De esta forma, unas 16,4 millones de personas no tuvieron los ingresos suficientes para adquirir la alimentación, servicios básicos e indumentaria, que se requieren para no ubicarse por debajo de la línea de pobreza.